Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 enero 2010

(Declive, Inveigle, Obfuscate.  Expediente X  Temp. 4 Cap. 3)

La mejor manera de ocultar un árbol es permitir que lo haga el propio bosque.

Este principio se aplica convenientemente a todo lo referente a conspiraciones y verdades ocultas. Uno de los métodos utilizados desde siempre ha sido el de desprestigiar a los que intentaban exponer teorías o realidades que iban en contra de los poderes establecidos. Si el personaje en cuestión no atendía a razones o se ponía pesado, el siguiente paso era hacerlo desaparecer discretamente.  De esa manera se aleccionaba a otros para que no propagasen teorías “conspiranoides” de ningún tipo.

La era de la apertura llegó con la red global. Internet permitió que cualquiera pudiera publicar sobre temas considerados tabú o intocables. Nacieron diferentes webs y posteriormente el boom del movimiento blogger creó todo un mundo paralelo de noticias, que disentían de la verdad maquillada mostrada por los medios oficiales. Comenzó lo que llamaremos “guerra por la libertad de expresión”. La red comenzó a difundir teorías, algunas incluso documentadas, de una posible conspiración a nivel mundial para el control de la población. Un control que ya se ejerce normalmente, pero que debía “globalizarse” al igual que lo hacía la economía, eje del sistema opresor en el poder.

Conforme la red ha ido creciendo, se han multiplicado exponencialmente las páginas con todo tipo de información sobre esos temas. La mayoría solo son “espejos” o copy-paste de otras. Gente que con buena intención divulgan lo que ellos creen que es la verdad sobre la conspiración que nos acecha. Analizando algunas de ellas podemos encontrar noticias inverosímiles documentadas con imágenes trucadas o simplemente indicando que lo que muestran es algo, que no es. Todo ello nos lleva a pensar que es fácil manipular o exagerar la información y a veces nosotros mismos cumplimos los objetivos de los “controladores” en un intento de mostrar ciertos hechos llamémoslos “delictivos”.

Pongamos un orden a todo este caos y para ello me permitiré especular una teoría propia:

¿Existe una conspiración a nivel mundial para controlar al ser humano?
 SI. Pero eso no es nuevo, ya viene de lejos. El ser humano está siendo controlado desde hace varios miles de años. Lo que ocurre, que en este ciclo de tiempo convergen las circunstancias adecuadas para que la humanidad se de cuenta a nivel global.

¿Qué necesidad hay de controlar al ser humano?
Eso lo podemos pensar algunos de nosotros, pero la necesidad material de ser poderosos y tener control sobre otros fue grabada como un programa manipulador en nuestros genes, por lo que forma parte de nuestra herencia genética, siendo difícil   deshacerse de él. Mientras más apegado al mundo material esté la persona más influirá en él el programa. Existen diferentes agendas que obligan a ejercer cierto control sobre los humanos para fines probablemente poco éticos. Por parte de los que se creen superiores al resto.

¿Quiénes son los que nos controlan?
No existe un único grupo, aunque la mayoría tiene agendas conjuntas. La lista es muy larga, pero digamos que en la parte alta de la pirámide de control están los que han heredado los conocimientos sobre la “verdad” y la han estado ocultando al resto de la humanidad por milenios. El resto trabaja en su propia agenda con más o menos conocimiento de la verdad. Los verdaderos motivos solo lo saben los que están arriba al resto se les da medias verdades o “caramelos”, para que cumplan su función como “peones” en lo que llamaríamos tablero de juego.

¿Cómo se está controlando actualmente al ser humano?
La tecnología es la base para el control. La TV es el medio más utilizado en todo el mundo para mantener a las personas aborregadas sin dejarles tiempo a pensar por si mismas. Pero la repetición es su mejor arma. Ellos conocen nuestras debilidades y nos atrapan en sus círculos mágicos de necesidades ficticias. Una de las verdades más simples que se han trasmitido desde épocas ancestrales por los grupos ocultistas es:

“La realidad se puede crear o modificar con solo iMAGInArla…”. Por lo tanto el mayor engaño desde todos los tiempos ha sido el declarar que el ser humano es imperfecto y que necesita de “dioses” externos para poder vivir su vida. Las corporaciones, los bancos, los laboratorios farmacéuticos, la medicina, la justicia, los gobiernos. Todos “ellos” son nuestros dioses en la actualidad. Al parecer no sabemos guiarnos a nosotros mismos y tenemos que ser sometidos a las leyes  y “verdades aparentes” que ellos nos imponen.

Basándose en el principio expuesto, para crear la realidad/ilusión que a “ellos” les interesa solo basta con difundir noticias de forma repetitiva que acaba forjando una realidad/ilusión aparente. Como el ser humano no tiene la capacidad para ver más allá de lo que le muestran sus sentidos físicos o se alinea con el sistema de creencias general, es fácil confundirlo o engañarlo. Solo aquellos que en su despertar han podido oír la voz de su interior o conciencia, pueden en todo caso vislumbrar que algo se cuece tras los bastidores. Los más afortunados que tienen capacidades espirituales avanzadas pueden ver más allá del engaño colectivo al que estamos sometidos. Algunos de estos nos ofrecen las claves para efectuar el cambio pero no somos capaces de verlo. Lo cual deja las cosas bastante difíciles para el resto de la humanidad.

¿Existe alguna solución a este caos?
Desde hace unos años la humanidad está despertando a la realidad, pero los mecanismos de control son tan poderosos que ese despertar se diluye con el tiempo no dando el fruto esperado. Cada despertar crea un nuevo caos en la persona. Inicialmente es difícil controlar la cantidad de información que devoramos para entender lo que nos está pasando. Sin un control “espiritual” de ese despertar posiblemente volvamos a dormirnos o simplemente nos estancamos en una única posibilidad, sin avanzar en nuestro camino hacia la verdad.

Ahora es el momento para buscar las claves de nuestro conocimiento. Existen tantas como personas, porque cada persona es única. Pero si algo han de tener en común es que: deben ayudarnos a descubrir nuestro Yo interior. El nos llevará por el camino correcto y nos ayudará a salir del control mental al que estamos sometidos.

“Ellos” dirigen nuestros pensamientos hacia el polo que les conviene ya que se nutren de nuestros miedos y sentimientos negativos como el odio o la ira. La guerra es el arma utilizada para ejercer un férreo control en nuestras mentes, pero no es la única. La tecnología que actualmente poseen algunos gobiernos es superior a la que se haya podido mostrar en cualquier película de ciencia ficción. Por lo tanto cuando nos demos cuenta de ello si no tenemos el equilibrio espiritual necesario caeremos en el pesimismo, al pensar que nada podemos hacer para cambiar el mundo. Pero SÍ podemos hacer algo y es tan sencillo que parece imposible que pueda funcionar.  Como dijo Gandhi:

“Empieza por ser Tú el cambio que deseas ver en el mundo”.

Los grandes cambios empiezan por una persona y se transmiten mucho más rápido cuando se cree en ellos.

Actualmente nos movemos en la polaridad, por lo que nos es difícil alcanzar objetivos de cambio. Debemos empezar a entender que la polaridad es un obstáculo para que llegue el cambio que esperamos. Para que desaparezca la iluSION que nos rodea, solo debemos encontrar la claridad en nuestro interior. Esa claridad solo aparece cuando nos alineamos con nuestra Madre Animal Planetario. Ella actuará como un resorte para que otros despierten y al igual que una bola de nieve que rueda por una pendiente. Alejando la ceguera de nuestros corazones, conseguiremos alcanzar el mundo que nos merecemos realmente.

Read Full Post »

Desde que nacemos, (diría que incluso antes), estamos sometidos, sin saberlo de forma consciente, a un tipo de programación mental y biológica. Hay suficientes estudios que pueden corroborar lo que he dicho, aunque no es fácil encontrarlos debido a que se salen de lo que llamaríamos la “línea oficial”. Yo tengo mi propia teoría. He llegado a ella investigando por mi cuenta las diversas fuentes que están disponibles en Internet. El filtro que he utilizado es mi propia conciencia o intuición, lo que significa que no es una verdad absoluta, solo una visión particular de la verdad o de parte de ella.

 El cuerpo humano es una máquina biológica compleja y mal entendida por la ciencia. Lo que hace más difícil su comprensión por el resto de personas poco entendidas en procesos biológicos. El cuerpo humano tiene capacidades que ni siquiera sabemos. El cuerpo humano es en sí mismo un microuniverso, tan perfecto como el mayor de los universos conocidos. Pero por muy perfecta que sea una máquina, si la persona que la hace funcionar no conoce todo su  potencial, solo la hará en un porcentaje menor que si tuviese un conocimiento completo sobre la misma. Eso se aplica también a nuestra máquina biológica con la que tenemos que convivir cada día. No conocemos todas sus capacidades y por lo tanto pensamos que estamos limitados.

 La ciencia oficial, que se basa en experimentar y descubrir cosas que nadie entiende, nos dice que las cosas son blancas o negras y nosotros lo creemos. Si un investigador se aparta de lo que se llama “línea oficial”, rápidamente se le desprestigia de tal manera que otros como él se callen y acepten las verdades oficiales. Esto está ocurriendo en todos los ámbitos. No son leyendas urbanas, sino hechos comprobables que existen ya patentes para cosas que ni siquiera imaginamos. Tecnologías que nos sacarían del estado de crisis por todos aceptado. Tecnologías al alcance de cualquiera, gratuitas y en armonía con la naturaleza que no se desarrollan porque no benefician a las grandes corporaciones que dominan por completo nuestra vida.

 “Nuestra vida”. Un concepto que no es del todo cierto. Vivimos en una aparente realidad, creyéndonos libres, pero es todo lo contrario. Se nos manipula desde que nacemos hasta que morimos. Esta manipulación es como un programa de ordenador nunca mejor dicho, porque nuestro cuerpo funciona como un ordenador biológico. Su actividad con respecto a lo que le acontece depende del software que se le inserte. Este software se basa en conceptos y sistemas de creencias, algunas de ellas impuestas desde hace generaciones en nuestra memoria genética. Este sistema es el que actualmente domina nuestro ser y nos obliga a vivir una vida sin propósitos reales que no sean los que decide la sociedad.

 Solo dándonos cuenta de que la realidad que nos rodea es totalmente impuesta, empezaremos a pensar por nosotros mismos. Pero ese punto es difícilmente alcanzable sin una revolución interna que destruya todo nuestro sistema de creencias. La frase “somos lo que pensamos”, es más cierta de lo que parece. Solo tenemos que analizar como funciona el mundo que nos rodea y nos daremos cuenta de la verdad que encierra. Mientras tanto seguimos “enrocados” en nuestra esquina del tablero de la vida, dejando pasar las oportunidades que nos ofrece ésta para cambiar el mundo. Es más fácil seguir en el rebaño que abandonarlo y ser comido por los lobos.

 Despertar de esta pesadilla no es fácil, porque no sabemos que estamos inmersos en ella. Vivimos en una cárcel de cristal y como no vemos sus muros creemos que somos libres. Pero la realidad es que estamos atrapados por nuestro desconocimiento de la realidad. Creemos a “pie juntillas” que somos imperfectos y por tanto no tenemos control sobre nuestro cuerpo, entorno, vida presente o futura. Nada más lejos de la realidad.

 El ejemplo más claro de cómo las corporaciones nos utilizan para hacerse inmensamente ricos, son los medicamentos. Enfermamos y lo primero que hacemos es ir al médico que nos receta un fármaco o varios. No se nos ocurre que esa enfermedad tenga nada que ver con nuestro estado emocional o mental. Simplemente vamos al médico y nos dejamos engañar por la medicina oficial. Gastamos miles de millones en medicamentos que aparentemente nos curan. La realidad es que muchos de ellos nos están envenenando poco a poco. Nuestro cuerpo no los necesita. Es lo suficientemente inteligente para curarse solo, pero no le damos tiempo para hacerlo.

 Y esto tan solo es la punta del iceberg. Mientras sigamos pensando que estamos limitados y dejamos que otros decidan y piensen por nosotros. No podremos conducir nuestro cuerpo al cien por cien de su capacidad. Por tanto estamos perdiendo la oportunidad de saber realmente quienes somos.

Despertar no es fácil, pero es necesario para cambiar nuestro mundo…

Read Full Post »