Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11 marzo 2011

A través del hueco de la vieja ventana que el cartón no había podido cubrir, un raido sol de tarde calentaba el hombro de Victor. Miró a su alrededor y sonrió al comprobar que las antiguas paredes seguían a medio pintar. Vestigios de una vida anterior que aparecian aquí y allá, lo devolvieron a los inicios en aquella empresa. Las cosas no habían cambiado mucho en aquellos ultimos años, ni siquiera la pintura sería capaz de tapar la podredumbre que encerraban las cuatro paredes. El edificio, que en otros tiempos fuera bastión de aventuras comerciales, ahora intentaba adecuarse a las nuevas tecnologias, pero continuaba enfermo de una rara dolencia que el tiempo solo había acentuado.

No era la primera vez ni sería la última, pero los cambios, por pequeños que fueran, afectaban su estado de ánimo. Tenía confianza en que sería para mejorar, aunque para ello debería poner de su parte algo de esfuerzo.

¿Pero realmente era eso lo que deseaba?

Por el sucio cristal, pudo contemplar la bruma que desdibujaba las montañas impasibles y ajenas a lo que allí sucedía. Inmóviles, mostraban la paciencia que como seres humanos no hemos aprendido todavía. Dejó volar su mente imaginando ser un águila, que abría sus alas para dejarse llevar por la corriente ascendente. Desde allí arriba las cosas parecían tan pequeñas que dejaban de tener importancia, incluso parecía que el tiempo se detenía. Eso lo tranquilizó porque entendía que estaba de paso y aunque ese mundo no era tal como el deseaba que fuera. Sabía en su ser más íntimo que era tan solo un viajero más, explorando emociones y sentimientos que darían a su alma una visión más amplia del universo en el que habitaba. Tiempo es lo que le sobraba para que los cambios ocurrieran a pesar de todos los impedimentos. Tarde o temprano aquella humanidad se daría cuenta del engaño al que había estado sometida y sería libre para seguir su camino hacia las estrellas.

VictorVV

Anuncios

Read Full Post »

« Newer Posts